América Latina produce 1.500 millones de pares de calzado

img-1

América Latina produce 1.500 millones de pares de calzado

img-2

 

Segunda región productora de calzado fuera de Asia, con más de 1.500 millones de pares producidos en 2022 (7% de la producción mundial), América Latina se ha destacado por la creciente integración entre las industrias del sector. Así se puso de manifiesto durante el Foro Latinoamericano del Calzado, celebrado los días 22 y 23 de junio en Cúcuta (Colombia). En la ocasión, representantes de las principales cámaras y asociaciones de calzado del continente pudieron intercambiar experiencias, discutir directrices comunes y hablar sobre los desafíos del mercado mundial del calzado, especialmente frente a la competencia desleal de los productores asiáticos.

Brasil
El presidente ejecutivo de Abicalçados, Haroldo Ferreira, que asistió al foro junto con el presidente del Consejo, Caetano Bianco Neto, y el director de Proyectos de la entidad, Cristian Schlindwein, destaca que el encuentro fue importante para estrechar lazos con la industria de la región. «Tenemos muchos temas comunes, como la competencia desleal con los países asiáticos, el problema de las plataformas digitales y la desestructuración del comercio minorista, la sostenibilidad, entre otros. La reunión fue importante para que las asociaciones discutieran conjuntamente formas de mejorar la competitividad de la industria del calzado en el continente», destaca el dirigente. En representación de la mayor industria de la región, que produjo 849 millones de pares el año pasado, de los cuales 143 millones fueron exportados, Ferreira dijo que el próximo Foro Latinoamericano del Calzado se llevará a cabo en mayo de 2024, en São Paulo / SP.

Ferreira dice que uno de los temas más discutidos en el evento fue la competencia desleal con las industrias asiáticas, especialmente de China. «Aunque es un problema común en los países latinoamericanos productores de calzado, sólo Brasil, Argentina y Perú mantienen mecanismos de defensa antidumping contra el calzado importado de China», dijo, señalando que las industrias actúan en sus mercados para proteger su producción, pero que no siempre hay sensibilidad gubernamental.

En el Foro, el director de proyectos de Abicalçados, Cristian Schlindwein, presentó el programa Origem Sustentável (Origen Sostenible), el único que certifica empresas de la cadena productiva del calzado con prácticas ESG en el mundo. «Mostramos el protagonismo brasileño en sostenibilidad no sólo en América Latina, sino en el mundo. Tenemos una industria sostenible, en los pilares ambiental, económico y social, y todas las condiciones para ser referencia internacional en la producción de calzados ecológicamente correcto y producidos a partir de procesos que respetan los derechos humanos. Las prácticas ESG, además de su relevancia ambiental y social, pueden traer ganancias de competitividad, especialmente frente al calzado asiático, que no tiene estos atributos cada vez más relevantes para el consumidor internacional», comentó el directivo, destacando que ya hay más de 100 empresas certificadas o en proceso de certificación.

México
Mauricio Battaglia, presidente de la Cámara de Industrias del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) y de la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (CANAICAL), de México, destaca que el Foro es una herramienta para fortalecer las interrelaciones entre las industrias de los países, contribuyendo al crecimiento común. La segunda industria de calzado más grande de América Latina, habiendo producido 203 millones de pares el año pasado, un crecimiento del 7,9% en comparación con 2021, la industria mexicana aún busca recuperarse de los impactos de la pandemia del Covid-19. «El año 2021 fue una recuperación irregular y en 2022, a pesar de los retos, tuvimos crecimiento. Aun así, seguimos 17% por debajo de los niveles de 2019», comenta.

Según el dirigente, el principal problema que enfrenta hoy la industria mexicana es la competencia desleal de las importaciones a precios sumamente bajos. «En 2010, nuestra participación en el PIB de la industria era de casi 0.7% y hoy es de poco más de 0.4%. La competencia desleal, que pone en el mercado calzados por debajo del costo de fabricación, ha perjudicado enormemente al sector», señala.

Para Battaglia, el Foro Latinoamericano fue un éxito en el sentido de que contribuyó a debatir mecanismos de protección que se han llevado a cabo en otros países con relativo éxito. «Fue muy importante conocer a todos los presidentes de las cámaras del calzado de América Latina y saber que todos están luchando contra la ilegalidad en sus países. Estamos formando un bloque latinoamericano del calzado, lo que sin duda acelerará el desarrollo de nuestras industrias», agrega, y destaca que las importaciones de calzado en el país alcanzaron el año pasado 127 millones de pares, 31,6% más que en 2021. «Hoy, más del 40% de lo que se consume en México es importado», destaca el directivo.

Otro tema común entre la industria mexicana y brasileña es la sostenibilidad. Al igual que en Brasil, Battaglia afirma que las cámaras mexicanas lideran los esfuerzos para crear una cultura ESG en las industrias locales. Según Battaglia, entre las acciones, en los pilares ambiental y social, están la asesoría en consultoría, la promoción del uso de adhesivos a base de agua, el desarrollo de códigos de ética entre fabricantes y proveedores, entre otros.

Argentina
Horacio Moschetto, secretario ejecutivo de una de las cámaras de calzado más tradicionales del mundo, la Cámara de la Industria del Calzado (CIC) de Argentina, destaca que la organización lleva más de 20 años participando del Foro. «El evento nos proporciona un mayor conocimiento de los mercados del continente, ayudando a elaborar una estrategia común de desarrollo», afirma.

Con una producción estimada de 130 millones de pares (2022), un crecimiento del 22% respecto a 2021, Argentina tiene la tercera industria de calzados de América Latina. Con una medida antidumping contra el calzado importado de China, la industria local se mantiene fuerte y cuenta con el apoyo oficial para los controles aduaneros y la mitigación de las maniobras de evasión fiscal. «Tenemos antidumping contra China desde 2010 y hemos tenido éxito», afirma.

Según Moschetto, al igual que en otros países latinoamericanos, en Argentina ha aumentado el interés por las prácticas sostenibles. «Hay un deseo de aumentar la aplicación de estas cuestiones no sólo en la industria del calzado, sino en todas las demás. Particularmente para la industria del calzado, estamos trabajando con empresarios y autoridades nacionales, pero aún estamos en el inicio del proceso», enfatiza, agregando la importancia de certificaciones como la de Origem Sustentável (Origen Sostenible), para certificar prácticas efectivamente responsables económica y ambientalmente.

Colombia
Colombia, país anfitrión del Foro, está representado en el sector por la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (Acicam). El director ejecutivo de la organización, Germán Gonzales, destaca la importancia del encuentro de las cámaras para discutir experiencias y soluciones conjuntas con el objetivo de fortalecer el bloque del calzado en los países. «El Foro es un momento para compartir experiencias con las asociaciones de los países miembros y también para mostrar la fuerza económica y social de la industria del calzado en América Latina», afirma.

El vicepresidente de Acicam, Wilian Parrado, añade que el Foro fue importante en el sentido de debatir soluciones cooperativas a problemas comunes a los que se enfrentan las industrias del calzado del continente. «Tenemos que fomentar las industrias locales, reduciendo la dependencia del mercado asiático», afirma. Según él, problemas como el contrabando y las importaciones sub facturadas son realidades en Colombia, lo que no es diferente en los países aliados. «Necesitamos fortalecer la comunicación entre nuestras aduanas y adoptar estrategias conjuntas para frenar la informalidad y la competencia desleal en nuestros países», añade.

Parrado también afirma que Acicam está estudiando la creación de mecanismos de certificación de sostenibilidad, siguiendo el ejemplo de Brasil. «Aprendimos mucho con la presentación del Origem Sustentável (Origen Sostenible). Hoy, la sostenibilidad es una exigencia no sólo del Gobierno, sino también de los inversores privados», destaca el dirigente.

Con una producción estimada de 54 millones de pares, Colombia ocupa el cuarto lugar en la industria del calzado de América Latina. Tras sufrir la pandemia del Covid-19, el país se recuperó sorprendentemente el año pasado (+20%). «Este año, sin embargo, estamos sufriendo un efecto rebote, con una caída del 6,2% sólo en el primer trimestre», afirma Parrado. Según él, además del contrabando y las importaciones de calzado a bajo precio, la inflación interna, los altos interés y las incertidumbres económicas están retrasando el desarrollo de la industria local.

Accal
El coordinador de la Agrupación de Cámaras del Calzado de América Latina (Accal), que también preside la Cámara del Calzado de Argentina, Daniel Risafi, destaca que la industria del calzado desempeña un papel importante en la economía latinoamericana. «No sólo es una fuente crucial de empleo y generación de ingresos, sino que también impulsa el desarrollo económico y fomenta la innovación en la región», afirma. Según él, la industria del continente ha ido ganando protagonismo en el comercio internacional a medida que ha desarrollado una sólida base exportadora, aprovechando sus recursos naturales y sus habilidades artesanales.

Según Risafi, la competencia desleal del calzado chino es uno de los problemas comunes a los que se enfrenta la industria del calzado en América Latina. «El tema fue muy debatido durante el Foro. No es sólo la industria local la que está en riesgo cuando ingresan calzados de bajo precio, sino el propio consumidor, ya que son productos sin calidad y que no respetan el medio ambiente», dice el dirigente, agregando que el intercambio de experiencias del Foro fue muy importante para la industria del continente, especialmente porque las industrias que cuentan con mecanismos de defensa, como Argentina, Brasil y Perú, pudieron contar con caminos para adoptar herramientas de protección.

Novedades

ULTIMAS NOTICIAS ACCAL

Secciones ACCAL